Redacción EC

Tras previa aprobación de suspender la Ley de Responsabilidad Fiscal, la Asamblea Legislativa autorizó, la tarde de este jueves 26 de marzo, al gobierno de El Salvador la emisión de títulos valores por la cantidad de dos mil millones de dólares para atender las emergencias que provoque el Covid-19.

Quitándole candados al endeudamiento del Estado

La Ley de Responsabilidad Fiscal se aprobó en noviembre de 2016 producto de una mesa de negociaciones entre el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, y la oposición para permitir que el presidente de El Salvador emitiera $550 millones para cumplir compromisos de deuda, remuneraciones y subsidios.

Esta ley establece las normativas que obliga al Estado salvadoreño a tomar medidas para reducir su déficit fiscal y la deuda. Se estableció un primer período de consolidación de tres años, pero en 2018 se aprobó modificarla para extenderlo a cinco años.

La parte medular de la Ley de Responsabilidad Fiscal dice que la carga tributaria bruta no deberá ser menor al 18.5 % del PIB, mientras que los gastos de consumo -remuneraciones, y bienes y servicios- no deben superar el 14 %. Esto limitación para el endeudamiento del Estado fue anulada por los diputados.

La suspensión temporal de la aplicación de la Ley de Responsabilidad Fiscal tiene como base el Art. 24 de la misma que señala que «cuando esté vigente Estado de Emergencia, calamidad, desastre, guerra o grave perturbación del orden, se suspenderá temporalmente la aplicación de metas fiscales».

Adquisición de deuda

«Con el firma propósito de brindar herramientas que ayuden a contarrestar la crisis por la pandemia del Covid-19, los diputados autorizaron por unanimidad que el Órgano Ejecutivo emita títulos valores por U.S.$ 2 mil millones», dice el comunicado oficial de la Asamblea.

Agrega que «estos recursos servirán como fondo de emergencia, recuperación y reconstrucción del Estado, lo que implica compra de equipo médico y sanitario, ayuda económica a familias afectadas, recursos económicos para proyectos de las municipalidades, fondo de liquidez para la micro y pequeña empresa, entre otros proyectos en función de paliar la crisis por la pandemia».

El decreto establece que el 70 % de esos fondos serán destinados a la emergencia que se ha generado por el coronavirus en el país y el otro 30 % será destinado para el desarrollo de proyectos que serán ejecutados por los gobiernos municipales.

Según lo aprobado por los diputados los dos mil millones de dólares podrán adquirirse ya sea con la

emisión de títulos valores o, según las modificaciones al Dictamen 292, para contratar préstamos, o combinación de ambos.

«Quiero expresar mi satisfacción ante lo aprobado, porque le va a permitir al Gobierno adquirir dinero para enfrentar la pandemia del COVID-19. Es momento que nos unamos y mostremos solidaridad. Acatemos las indicaciones y cumplamos la cuarentena», dijo el diputado Guillermo Gallegos.

Por su parte la diputada Yanci Urbina dijo que «esta pausa es obligada por la necesidad de incrementar recursos para atender la emergencia que será por la vía de deuda. Hoy estamos en una situación excepcional y nos toca invocar el Art. 24. Es un paso difícil y complejo. Debemos ser responsables».