La subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Kimberly Breier, analizó el martes con autoridades de El Salvador la búsqueda de soluciones a los problemas que provocan la migración irregular hacia su país, informaron fuentes oficiales.

Luego de visitar el lunes Honduras, la funcionaria llegó a San Salvador "con el propósito de discutir la cooperación entre Estados Unidos y El Salvador en apoyo a la seguridad, la gobernabilidad, la prosperidad y la búsqueda de soluciones al problema de la migración de los salvadoreños", indicó la embajada norteamericana en escueto comunicado.

La visita de Beier se produce en momentos que miles de centroamericanos intentan llegar a Estados Unidos, lo que desató una reacción enérgica del  presidente Donald Trump, quien ordenó en marzo pasado cortar la ayuda a los  países del istmo que más generan migración.

La diplomática se reunió con el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez; la viceministra para los salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín; el director de la Policía, Howard Cotto y la directora de Migración,  Evelyn Marroquín.

Durante su corta estadía en San Salvador, Breier también incluyó "discusiones enfocadas en la lucha contra las pandillas", agregó el comunicado.

El lunes, la subsecretaria estadounidense se reunió con el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, a quien urgió "hacer más" para frenar la ola de migrantes indocumentados hacia su país.

Honduras, El Salvador y Guatemala, que juntos integran el llamado Triángulo Norte centroamericano, desde octubre pasado experimentan la salida en caravanas de migrantes indocumentados que huyen de la falta de empleo y a la violencia de pandillas y narcotraficantes.

Esas caravanas de migrantes alarmaron al presidente Donald Trump que ordenó  el despliegue de militares en la frontera con México.