Redacción EC

La Escuela de Física de la Universidad de El Salvador, advierte que en junio, El Salvador tendrá su pico máximo en la curva de contagios del Covid-19, y que en caso de “relajase las medidas de cuarentena y el distanciamiento” el país se arriesgaría a un rebrote de la pandemia.

A esa conclusión llego el grupo de investigación de la Escuela de Física, tras realizar las últimas estimaciones, publicadas en el Facebook del Dr. Rafael Antonio Gómez Escoto, profesor de la Escuela de Física.

“Nuestras últimas estimaciones, realizadas aplicando el modelo Time Dependent SIR, con el Método Monte Carlo, que indican que el pico máximo de la curva de contagios por el virus, se tendrá en El Salvador entre la primera y segunda semana del mes de junio”, reseña el escrito.

Ese pico máximo significa que “hasta 1,664 personas serán infectadas activas, de las cuales unas 250 personas demandarán cuidados intensivos, con una tasa de mortalidad del 2.2%”.

Agrega que “el evento epidemiológico se verá mitigado a principios de septiembre, siempre y cuando se mantengan las actuales condiciones de contención”.

Asimismo advierte que “de relajarse las medidas de cuarentena y distanciamiento social, el país podría enfrentar una elevación de estas cifras con posibles rebrotes y un incremento notable de la mortalidad”.

Los resultados de esta investigación serán plasmados en un artículo científico “en proceso de publicación en una revista científica indexada de nivel internacional”.

“En lo personal considero que debería planificarse la salida de la cuarentena y el regreso al trabajo de manera gradual e iniciando con los puestos más esenciales, solo hasta después de que la curva de contagios comience a bajar, y en El Salvador todavía no es el caso, esta subiendo”, escribe en su Facebook.

También recomienda que “algunos puestos de trabajo de oficina, y todo el sistema educativo, deberían seguir trabajando vía on line por lo que resta del año. La clave es mantener el distanciamiento social y las medidas de protección e higiene”.

“Solo hay dos opciones para aplanar la curva, o bien endureciendo las actuales medidas, o bien encontrando una vacuna. Una nueva "normalidad" comenzará a establecerse a partir del próximo año”, asegura.