No es lo mismo verla venir que tenerla adentro..., dice la vox populi, más si es seguidor de nayib bukele, quien ahora usa el famoso cheque en blanco para pasar sobre las buenas vibras de sus votantes y arrimarse a la sombra del amo del norte.

Hablando de sombras, Cervantes escribe, que buena sombra le cobija al que a buen árbol se arrima, pero la sombra de los Estados Unidos a lo largo de la historia nos ha dado las sombras de la muerte, y no solo eso, también palabras que adornan esa sombra y reflejan mejor lo que ellos piensan de nosotros los salvadoreños: shit hole o en español, hoyo de mierda. Más reciente, ya ni siquiera se molestan en ponerle disfraz al lenguaje político y llama a los países de Latinoamérica su patrio trasero, en el mejor estilo imperial.

¿Que no se ha dado cuenta de lo que hace y dice el presidente de los Estadosd Unidos, Donald Trump, el nuevo amigo del presidente electo Nayib Bukele? ¿O se hace el tonto?

A este amigo le importa poco que viole las leyes de la convivencia internacional y ataca sin que nadie lo detenga a Cuba, Venezuela y a Nicaragua, y sépalo, el discurso del presidente Donald Trump es repetido sin quitarle una tilde por el autonombrado “presidente encargado” de Venezuela y, ¡agárrese, ¡por Bukele también!

Ahora, con semejante amigo del norte, que en realidad no tiene amigos sino subordinados a quienes acaricia el lomo de vez en cuando para gratificarlo por su amistad, ¿cree usted seguidor de Bukele que le irá bien a El Salvador?

Bien, si su respuesta es sí, no le culpo, el sistema educativo está hecho, no para educarlo, sino para entrenarlo por un sistema que escapa a sus manos, esta hecho para que usted no piense y ni siquiera se atreva a hacerlo porque es malo.

Si usted ya no piensa, ahora imagine, si puede, lo que sucede con su memoria histórica: no tiene nada que le recuerde el pasado y si lo tiene, cual pieza de rompecabeza mal ajustada, usted tratará de que encaje en las nuevas ideas y se dará cuenta que su pieza de historia no encaja, suponiendo que se da cuenta, ¿y si no se da cuenta?

Porque hasta ahora no se da cuenta que su voto no es la práctica real de la democracia, porque si de eso se tratar otro gallo nos cantara en El Salvador y no dejaríamos que los políticos de cualquier signo nos tomaran el pelo, o como dice la vox populi que nos dieran atol con el dedo cada cinco años.