Tras la aprobación de los primeros artículos de la propuesta de Ley de Aguas, que incluyen la participación de la empresa privada en la futura dirección para administrar el agua, organizaciones sociales que luchan contra la privatización del agua se declararon en emergencia y en movilización permanente.

Dicha aprobación fue realizada por diputados afines a los intereses de la empresa privada, el pasado lunes 18 del presente mes, lo que provocó descontento en la sociedad civil.

Según comunicado del Foro del Agua, que agrupa a las organizaciones y población que lucha contra la privatización del agua, el descontento nace porque los partidos de derecha priorizaron a los “sectores productivos” en futuro ente rector del agua, además de darle presencia a organismos políticos y a juntas de agua con su afinidad ideológica.

“Podrían hacer mayoría y tener la correlación suficiente para definir un enfoque mercantil y privatizador de las políticas hídricas”, afirman.

Agregan que eso “va en detrimento del derecho de toda la población a tener agua suficiente y de calidad para su consumo y necesidades básicas”.

El Foro del Agua exige que se apruebe la Ley de Aguas propuesta por la Universidad Católica, las iglesias y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

“Esta ley reconoce el agua como derecho humano, establece al ente rector de las políticas hídricas totalmente público y permite la participación comunitaria en la protección de los bienes hídricos”, señalan.

Al llamar a la población a luchar contra “el tenebroso objetivo de la empresa privada” y “sus lacayos” en la Asamblea Legislativa, el Foro del Agua afirma que de consumarse la privatización del agua “la mayoría de la población no tendrá acceso al gua” y “el deterioro de los recursos hídricos será peor”.

“La lucha por el agua es una lucha por un país más justo, incluyente, equitativo, y sustentable”, afirman.

 

Néstor Martínez

Editor de Vozs